Català - Castellano

Buscar


Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo
Cuando iniciamos 2010 nos planteamos la posibilidad de crear una Fundación que regulase las donaciones que periódicamente realizábamos para ayudar a hacer acciones solidarias más ambiciosas, lo hicimos conscientes del trabajo que eso comportaba, pero también desde la seguridad del paso adelante que estábamos afrontando.

Con este propósito, en mayo de este año oficializamos su constitución, dándole forma jurídica a un proyecto ilusionante que está contando con un apoyo multitudinario que nos enorgullece y empuja a ir más lejos.

Desde siempre, Grup La Pau y el equipo humano que lo forma, se ha caracterizado por su espíritu altruista y solidario. Día a día, momento a momento, lo demostramos en cada una de las acciones que realizamos. Ahora, con la Fundación La Pau Solidaria, pretendemos canalizar este desbordante espíritu social.

Y es que ser miembro del Grup La Pau significa mucho más que un trabajo, significa compartir un estilo de vida, una manera de hacer y sentir las cosas que va más allá del puro negocio empresarial. Este espíritu fue el que invadió a 13 emprendedores en 1983, jóvenes voluntarios de la Protección Civil que querían ofrecer a la sociedad sus valores y su ayuda.

Mucho ha llovido desde aquel junio de hace 27 años, quedando para el recuerdo las reuniones clandestinas, después de maratonianas jornadas en sus respectivos trabajos, que organizaban para hacer realidad su ilusión. Así empezó una bonita historia de esfuerzos, trabajos y valores que todavía perdura y que ahora, con la Fundación, toma un nuevo talante. Seguro que ninguno de ellos llego a imaginar, en ninguno de sus sueños más ambiciosos, que más de un cuarto de siglo después, esta cooperativa lideraría un pool empresarial de casi 500 trabajadores, 150 vehículos, más de 22 millones de euros de facturación y, hasta que daría nombre y fuerza a una fundación. Hoy, la consolidación de la empresa es una realidad dentro del marco de la filosofía que la fundó: atender a las necesidades sociales en el transporte sanitario y adaptado con una actitud voluntaria y solidaria. Y, si esto es así, ha sido gracias a los valores personales y profesionales de cada uno de sus trabajadores.