Català - Castellano

Buscar


Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo Photo
Ha llegado la hora de poner a prueba nuestra trayectoria para ir más allá, para dar más y ofrecer a colectivos necesitados oportunidades de mejora que hagan menos difíciles acciones tan cotidianas para nosotros como ir al colegio o al médico.

Desde siempre, hemos colaborado con regiones del 3er mundo, donando ambulancias a países tan distantes como Honduras, Bielorrusia, Senegal, Paraguay, Perú o República Dominicana, pero ahora la vida nos ha regalado la posibilidad de conocer de primera mano como se vive en un lugar de Gambia llamado Garawoll. Un regalo porque, aunque sufres viendo la dificultad para sobrevivir allí, la gratitud y la bondad están todavía muy presentes en un mundo lleno de envidias, avaricias y rivalidades. Durante el tiempo que pasamos con ellos, nos han demostrado que no tienen nada, pero que a la vez lo tienen todo, y que nosotros, que lo tenemos todo, no lo valoramos.

Esta experiencia nos convenció para empezar un proyecto que pretendemos que sea común y que hemos llamado Fundación La Pau Solidaria. El nombre no lo hemos escogido al azar, si no que hemos querido conjugar el de nuestra organización “LA PAU”, que, además, representa unos valores muy claros, con la palabra “SOLIDARIA”. Este nombre tiene todo el significado que queremos dar a la fundación, que no es nada más que “estar dispuestos a compartir las responsabilidades de otros”. Así de simple, pero a la vez así de complejo, porque para poder compartir las responsabilidades de los más necesitados hace falta voluntad, pero también recursos, materiales y humanos, que aporten financiación, colaboraciones, cooperación y trabajo, y asumir todo esto solos será imposible.

Por todo esto pretendemos que la fundación sea de La Pau, pero también de todos aquellos que estén dispuestos a aportar y a asumir un compromiso que vaya más allá de las relaciones estrictamente laborales. Buscamos un compromiso conjunto que no ponga barreras a nuestras limitaciones, que nos impulse a conseguir hechos tan ambiciosos pero a la vez tan necesarios como montar un simple sistema sanitario o infraestructuras para canalizar el agua, no acotando nuestro radio de acción a las donaciones de vehículos que venimos realizando hasta ahora.

Estamos seguros que esta suma de experiencias, conocimientos y recursos, puede dar unos resultados extraordinarios y capaces de regular situaciones extremas como las que tienen las regiones menos avanzadas, ya sean locales, estatales o extranjeras.